domingo, 9 de mayo de 2010

Visita a la Escuela SU Federico Degetau del Barrio Hincado de Barranquitas, P.R.


La visita a la Escuela SU Federico Degetau del Barrio Hincado de Barranquitas, P.R. fue otra de esas experiencias que nos llenan de honda satisfacción y orgullo no solo por nuestros niños y niñas sino también por los maestros y maestras que dan lo mejor de sí a diario por nuestra escuela pública. Compartir con maestros como Madeline Flores, Maestra de Educación Especial, el Sr. Monetessino de Educación Física, José Luis Morales, la Sra. González y la Sra. Torres de Español, la Sra. Santos y la Sra. Ayala fue inspirador como lo ha sido mi compartir con otros maestros y maestras en otras escuelas del país. Todos ellos y ellas daban fe sin duda alguna de lo que es ser un maestro o maestra dedicado (a) a sus estudiantes. ¡Felicitaciones para cada uno de ellos y ellas y para la Directora de la Escuela! Los niños y niñas, por su parte, evidenciaron un excelente conocimiento de la novela y mucho interés por compartir sus experiencias con el autor. El orden, la disciplina y el cariño que mostraban por su escuela fue también hermoso. Para ellos también mis felicitaciones.

Les incluyo las fotos y videos que documentan la experiencia de esa mañana. Espero los disfruten. Como siempre, sus comentarios son bienvenidos.

¡Gracias por recibirme en su escuela! ¡Jamás renuncien a su cauce!













Diálogo con estudiantes de la Escuela SU Federico Degetau del Barrio Hincado de Barranquitas, P.R.: Primera pregunta from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.

Estos vídeos forman parte de la serie de diálogos que el Dr. Roberto Ramos Meléndez ha tenido con los niños y niñas de Puerto Rico que han leído su novela La Jaula. Cada uno de ellos se realizó y publicó en internet sólo con propósitos educativos y con la autorización de sus padres y madres. En este caso se trata de niños y niñas de sexto grado de una escuela elemental pública. Esto forma parte del Proyecto La Jaula desarrollado por el Dr. Ramos Meléndez. Durante la visita, el autor hace siempre las mismas tres preguntas iniciales a los niños y niñas: 1. ¿Como te sentiste al terminar de leer la novela? 2. ¿Cuál fue el pasaje o momento motivacional de vida de Sergio que más te impactó? y 3. ¿Con cual de los personajes de la obra te identificaste? Luego son ellos y ellas quienes preguntan al autor de la obra lo que deseen.


Diálogo con estudiantes de la Escuela SU Federico Degetau del Barrio Hincado de Barranquitas, P.R.: Segunda pregunta from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.


Diálogo con estudiantes de la Escuela SU Federico Degetau del Barrio Hincado de Barranquitas, P.R.: Tercera pregunta from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.


Diálogo con estudiantes de la Esc. SU Federico Degetau del Bo. Hincado de Barranquitas, P.R.: Los niños y niñas preguntan I from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.


Diálogo con estudiantes de la Esc. SU Federico Degetau del Bo. Hincado de Barranquitas, P.R.: Los niños y niñas preguntan II from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.


Diálogo con estudiantes de la Esc. SU Federico Degetau del Bo. Hincado de Barranquitas, P.R.: Los niños y niñas preguntan III from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.


Diálogo con estudiantes de la Esc. SU Federico Degetau del Bo. Hincado de Barranquitas, P.R.: Los niños y niñas preguntan IV from Roberto Ramos-Meléndez on Vimeo.

A petición de sus maestras les incluyo la Oración de la Paz que es la oración del abuelo:


Oración de la Paz


Que sea Señor la paz

el motivo que nos mueva.

Y que cada día sea

una invitación a amar.

Que sepamos perdonar

a aquellos que nos lastiman,

y aunque duelan las heridas,

que no haya rencor jamás.

Que cada acción, pensamiento,

emoción o simple idea,

una oración viva sea

que aúne los sentimientos

de los seres que son buenos

y que hacen de su bondad,

de manera natural,

el mejor de los ejemplos.

Que nunca el odio o la envidia,

dañen nuestro corazón,

ni que exista una razón

que justifique la insidia

y que nuestra vida esté,

dedicada a tu servicio

por tu Hijo Cristo te pido

ahora y siempre, ¡Amén!


© Roberto Ramos Meléndez